lunes, octubre 13, 2008

Silvia Alderoqui difunde el Museo de las escuelas

Escenografías de aulas de época, rincones y objetos, recorren la historia escolar argentina.
Por: Liliana Moreno

Los objetos son importantes como la educación
dijo SILVIA ALDEROQUI.


El ingreso es poco alentador. La entrada no da a la calle y hay que cruzar el inmenso salón Alfredo Bravo para dar, bien al fondo, con el Museo de las Escuelas: mil objetos, escenografías de aulas de época, el rincón de la casita y de los bloques, el consultorio escolar...
Pero ninguna de estas maravillas serían lo que son si no se las pudiera tocar, usar y recrear con ellas parte de la génesis de la escuela argentina. Y no sólo se puede sino que se alienta.
Hay otro punto a favor: todos sus visitantes tienen una historia escolar, una experiencia ligada a algo de lo que van a ver y escuchar.
En el museo lo aprovechan: "Queremos desnaturalizar esa idea de que la escuela siempre fue igual. Buscamos que comparen la suya con las del pasado y que imaginemos como va a ser la del futuro. Queremos que sus historias entren en resonancia con lo que les contamos", dice su directora, Silvia Alderoqui.
El Museo fue creado en 2002 por el entonces secretario de Educación porteño, Daniel Filmus, y la Universidad de Luján. Nació en el Colegio Bernasconi y desde 2003 está en el Palacio Pizzurno, sede del Ministerio de Educación nacional aunque depende de Educación de la Ciudad. Todavía es un museo en busca de su lugar.
La recolección inicial de objetos vino de la universidad. Después hubo pedidos y donaciones. Así lograron recrear "un aula lancasteriana", del primer cuarto del siglo XIX. "Las guerras revolucionarias provocaron la escasez de docentes y este método proponía un maestro, apoyado por monitores, frente a 500 o 1.000 alumnos", cuenta Alderoqui. Ahí las guías del museo (actrices, maestras) se calzan el guardapolvo e invitan a los chicos a poner en práctica el método: escribir en arena las primeras letras, leer en semicírculos y moverse al compás del reloj y la campanilla del docente.
Dos pasos más adelante está el aula normal del 1900: pupitres de madera fijos al piso, láminas escolares, plumas y tinteros y una vaca en cartulina para inspirar la más célebre de las composiciones. Es la pujante escuela pública y estatal. Los chicos mueren por escribir con plumas. Un cartelito fija la consigna de la época: "Con la mano derecha, en forma clara y sencilla. No está bien visto el estilo personal".
A la derecha está en armado el "Rincón de la poesía al útil escolar", para quien tenga algo que decir. Al lado, una larga vitrina recorre la historia de la enseñanza de la lectura: "de la tapa dura a la blanda, del blanco y negro al color, del control a la imaginación". Siguen las salitas de jardín, el recreo y la rayuela, el consultorio escolar en pleno auge del higienismo educativo ... "Nuestra concepción -resume Alderoqui- es que la educación es tan importante como los objetos. Por eso nuestro patrimonio mayor es el público que nos visita".


3 comentarios:

  1. Me parece una experiencia maravillosa, en la que los niños y jovenes tengan la posibilidad de interactuar con la historia de la educacion y la pedagogia, a partir de una reconstruccion local.
    Me gustaria conocer un poco mas en detalle de la experiencia, porque desde algunos años estoy trabajando con algo similar, pero todavia no concluyo.

    Ramiro Llanos Bolivar
    Docente
    Barranquilla, Colombia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Ramiro, muchas gracias por tus comentarios. Para información actualizada va el dato de la página web y el blog y el mail del museo para que nos derives tus inquietudes. Saludos! Silvia Alderoqui
      http://www.buenosaires.gov.ar/areas/educacion/programas/me/
      http://museodelasescuelas.blogspot.com/
      museodelasescuelas@bue.edu.ar

      Eliminar
  2. ¡Hola!Me he contactado con el muse de las escuelas y me comentaron que por el momento dan visitas guiadas a docentes y no a grupos escolares...realmente me parece una pena , por la riqueza que proporciona poder visitar este museo.
    ¿Hay alguna otra alternativa que no sea la muestra itinerarnte que propone el museo en la actualidad...Hay otro lugar para poder ir con mis alumnos ?
    Muchas Gracias
    Prof.Mariana De Simone

    ResponderEliminar

Nota: sólo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.