sábado, julio 18, 2009

Recuperatorios e integradores

Los recuperatorios e integradores se tomarán el lunes 3 de agosto a las 11 hs en Luján.
Paula Spregelburd

18 comentarios:

  1. Qué lástima que se tome el integrador, recuperatorio, el primer día de clases, yo también soy docente y no podría después de un mes pedir licencia por exámen, no me parece ético. Gracias! Alejandra, estudiante de San Miguel.

    ResponderEliminar
  2. Hola soy alumna de la cede de lujan, claudia Dominguez y tengo una duda con respecto a la primer consigna del integrador, queria saber si ustedes llaman al periodo de entreguerra a la primera y segunda guerra mundial o a la guerra fria, porque yo lo considere como el periodo de la guerra fria (1945-1990) .
    muchas gracias

    ResponderEliminar
  3. soi la alumna Dominguez de nuevo, me equivoque quizas en la redaccion del comentario anterior!, si bien el periodo de entreguerra es de (1918-1939) y abarca la primera y segunda guerra mundial , mi duda es .. yo tengo que explicar el contexto de la afirmacion de luzuriaga , pero la fecha de el parrafo de Luzuriaga corresponde al contexto de la guerra fria, por ende , nose si tengo que explicar lo que es primera o segunda guerra mundial o guerra fria , ya que la afirmacion de luzuriaga corresponde a la guerra fria, saludos

    ResponderEliminar
  4. "¿soi?" "¿de el?" es... "soy" y "del" Saludos.

    ResponderEliminar
  5. Hola a todos! los invito a mi espacio de blog que recién construí, ya que no voy a poder escribir más acá, jaja, Tal vez algún texto pueda resultarles interesante. Un saludo! Y aprovecho para comentar que me gusto participar de este espacio. Nos vemos en los examenes.

    Juan García.

    http://ideologiasunatomadeposicion.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  6. Hola profes soy Angela De Armas llegue a la universidad a las 17:00hs. creyendo que el recuperatorio se tomaba como en la hora de clase habitual. No vi la publicación que se restablecia un nuevo horario.De todos modos como soy docente de una escuela el primer día de clases no podría a haber faltado. Es posible que me tomen otro día el recuperatorio?. Espero una respuesta... muchas gracias. Mi mail es angie85_dearmas@hotmail.com

    ResponderEliminar
  7. Hola Angela:
    Los recuperatorios e integradores ya se tomaron en el horario que anunciamos en este blog.
    El acta ya fue entregada.
    Lamento que no te hayas comunicado antes.
    Sugiero que te acerques a conversar con nosotros acerca de la posibilidad de presentarte a examen en condición de libre.
    Paula Spregelburd

    ResponderEliminar
  8. Hola a todos:
    Lamento la demora pero no había visto los mensajes anteriores.
    Sobre la consulta de Claudia, no sé si ya quedó resuelta. De todas maneras es posible que otros tengan la misma duda.
    Consideramos el período de Entreguerras tal como fue tratado en la unidad VI: 1914-1945.
    La cita de Luzuriaga corresponde a 1948 (estrictamente a la segunda post-guerra e inicios de la Guerra Fría). Sin embargo seguramente alude a los sucesos vividos en los años precedentes. Es poco probable que en esos años se tuviera una visión acabada del período que se estaba abriendo, aunque podrían mencionar estos tres años si les parece que se relaciona con la exposición que preparen para el examen.
    Saludos.
    Paula Spregelburd

    ResponderEliminar
  9. Hola Juan:
    Gracias por la invitación. Y podés escribir aquí cuando quieras.
    Este espacio está pensado para acompañar las cursadas de HSE pero no hay ningún inconveniente en que lo consulten y participen permanentemente si es de su interés.
    Saludos
    Paula Spregelburd

    ResponderEliminar
  10. Hola Juan (nuevamente):
    No puede entrar en tu blog. Dice "se ha eliminado". ¿Por qué puede ser?
    Saludos.
    Paula Spregelburd

    ResponderEliminar
  11. Hola Paula soy Angela De Armas que día la puedo encontrar en la unlu? muchas gracias

    ResponderEliminar
  12. Este es un mensaje de prueba. Por favor no responder

    ResponderEliminar
  13. Hola profesora soy Claudia nuevamente, queria hacer un consulta acerca del punto 3, por lo que entendi tenia que dar mi opinion y apoyarme en algun autor para fundamentarlo, el problema es que el lunes pasado los profesores que me tomaron lo tomaron como una contraposicion a la cita que decia luzuriaga , pero yo plantie mi opinion apoyada en autores, porque sino lo hago nuevamente apoyando la afirmacion de luzuriaga . Mi problema es , ¿es opinion? , o tengo que estar de acuerdo a la cita y fundamentarla ?
    Si me lo contesta antes del lunes , gracias

    ResponderEliminar
  14. Hola Angela:
    El lunes estaremos en la UNLu Luján a partir de las 14 hs. ¿Trabajás en turno mañana o tarde?
    Saludos.
    Paula

    ResponderEliminar
  15. Hola Claudia:
    No tenés que estar de acuerdo necesariamente con la cita de Luzuriaga. Podés acordar o discutirla.
    La cuestión es comprender qué es lo que dice el autor y luego trabajar a partir de allí con un análisis fundamentado (tanto si acordás como si disentís).
    En el punto 3 lo que se pide es aplicar el análisis realizado al momento actual.
    Espero que sirva como aclaración.
    Saludos
    Paula Spregelburd

    ResponderEliminar
  16. Hola Paula... soy Angela nuevamente trabajo en una esc. de doble jornada y salgo a las 16:00, estoy llegando a la unlu aprox a las 17:30.

    ResponderEliminar
  17. Se fue la gripe… Volvió la inseguridad;

    “Yo soy un criterioso de que acá, el tema ese de la reeducación, de la inserción en la sociedad de los tipo que chorean, de los pibes eso que se falopean y salen con el revolver, que se la hagan adentro… hay que meterlo adentro, y un consejo sano... Si alguna vez lo agarran y desarman alguno, muélanle los huesos va a ver que no vuelve a roba. Últimamente, hablamo hablamo hablamo, hay que meterlo adentro”

    Miguel Ángel Coradini. Presidente del consejo municipal de Arroyo Seco.

    Niño Visera:

    Ignorando la fatídica resolución de su miseria, aquella mañana despertó entre los trapos que cubrían la sobra lánguida de su cuerpo y la fila recta de maquinas apuntando. Solo, en una ciudad que nunca amanecía, con diez años de vida y de calle, sospechaba el motivo de la visita. Su temor giraba en torno al encierro perpetuo, a la posibilidad de quedar excluido del consumo del paco que envenenaba su sangre y aliviaba la podredumbre de sus sentidos. Nunca supo bien que era sentir, le arrebataron el derecho de conocer el sentimiento provisto en un abrazo. Los únicos abrazos recibidos eran causalidad del forcejeo con las maquinas de acero sólido, verdugos del poder, que maniataban sus muñecas con cadenas apuntándole a la nuca.
    Las primeras voces aterradas de la radio anunciaban una catástrofe general; “estamos en una guerra civil” “nos están matando a todos” “hay que hacer algo urgente, tenemos que unirnos” reclamaban los gritos inundados de terror y alarma ante el peligro primordial de la nación. Antes fueron los comunistas y anarquistas, quienes intentaban desordenar y producir caos en la sociedad del justo orden. Hoy, son los niños viseras, quienes buscan corromper la organización institucional y la paz civil con la amenaza latente de existir, de vagar por las calles, “nacidos del repollo del mismísimo demonio”, predicaban en el templo. Criaturas corruptas de la paz que merece la sociedad bien nacida, que los mata legalmente en la indiferencia. “Hay que matar a los que matan” “hay que guardarlos” decían la voces divas del suicidio, acompañada de poderosos y asustados monarcas burgueses, que desean el ‘bien común’ tanto como asegurar la reproducción de sus riquezas.
    Pero aquella mañana, frente al regimiento uniformado, el niño visera recordaba a sus padres, lo mucho que había sufrido antes de escapar de su casa; hambre y llanto materno, dolor violento de ausencias, padrastro sin trabajo ni proyectos, golpes y deseos inconcientes de morir.

    ResponderEliminar
  18. Su día había llegado, sin lágrimas y sin niñez, ante los asesinos legales del estado, ocultó su rostro bajo la visera. A pedido del interés general; el mismo sector social que tiempo atrás aplaudía fervorosos cuatro décadas de políticas neoliberales de exclusión masiva, hoy, apoyaba las voces de sus mas funestos representantes mediáticos, en vistas de cumplir con la voluntad mayoritaria del pueblo y garantizar la ‘seguridad nacional’. El que mata muere, dicen desde Miami o Nueva York, en el barrio privado de Pilar o en Recoleta y Puerto Madero, las voces del “clamor popular”.
    Con las armas apuntándole, el niño recordaba las tortafritas de su madre, su desdichada sonrisa, el anhelo de una vida mas digna, mirando cada noche la programación; Susana, a quien tanto amaba por su sencillez de mujer popular. Nunca pudo llamarla para que le diera una solución a su vida. Recordaba a su padrastro, llegar cansado de la recolección de desperdicios, entregarse al pequeño televisor, riendo desorbitado ante el humor grotesco del programa más éxito, soñando estar ahí, ser como ellos. Noches de sueños y frustraciones, fracasos y fantasías compradas. Nada de eso era para ellos, el tamaño de sus cerebros eran mas pequeños y los test de inteligencia denunciaban una innata insuficiencia mental, un coeficiente por debajo del promedio, de lo esperado. Y ante sus ojos, con violencia legitimada, los personajes de sus alivios nocturnos, pertenecientes a la clase social Verduga, minoría dominante, portadora del control ideológico y económico, dueña de su ciudad y sus esperanzas, aclamaban con suma preocupación; “Hay que matarlos antes de que nazcan”.
    El niño visera pecó de inocente, pecó de niño. No se escondió, su visera no le alcanzaba para ocultar sus tragedias y escapar lo suficiente. Solo pensó que lo llevarían preso eternamente. Confiaba en su estado estropeado, en la compasión y piedad de una sociedad que ya lo había condenado al nacer, prohibido suficiente y arrojado a las orillas de los rascacielos sin amparo. El también culpaba al paco y no al mercado que lo distribuía. Sus sentimientos de fracaso e inferioridad, tenían origen en la justificación de la derecha, promocionada sin cansancio para la fabricación de representaciones sociales, que alimentaran el sentido común de sus agentes y sus victimas. El creyó que merecía ese estado de vida y la soledad más prematura y cruel que pudiese soportar, creyó que era su culpa el abandono, por no ser como los demás niños, por no querer estudiar y no tener voluntad para trabajar. Murió convencido de que merecía morir por el bien de la sociedad que había dañado tanto. Sociedad de consumo, que necesita del orden y la limpieza para sostener sus privilegios.
    Y las maquinas lo acribillaron, como al peor de los criminales.

    Los medios masivos de comunicación anunciaban aquel medio día; “murió niño delincuente”; “llevaba visera”

    (Hola Paula; El Blog lo cerré yo porque no tenía idea de como administrarlo y todo eso. Saludos)

    Juan I.García

    ResponderEliminar

Nota: sólo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.