jueves, diciembre 09, 2010

Reconocimiento al Prof. Rubén Cucuzza


Con enorme alegría los integrantes de Historia Social de la Educación comunicamos que el profesor titular del equipo Rubén Cucuzza ha sido designado "Profesor Extraordinario Emérito de la Universidad Nacional de Luján

Van nuestras felicitaciones a Rubén por esta distinción académica sumamente merecida en tantos años de lucha!


7 comentarios:

  1. Como estudiante de Cs de la Educación de la universidad de Luján quiero ofrecer mis felicitaciones al profesor Rubén Cucuzza por la distinción académica recibida. He tenido el gusto de presenciar y participar en sus catedras.

    También comparto este cuento de María Elena Walsh que amerita la ocasión, tratándose de un camino recorrido de investigación y producción en el campo de la historia social de la educación; sobre la lectura y la escritura en la Argentina. Mis Saludos: Juan García.

    La Plapla

    (María Elena Walsh)

    Felipito Tacatún estaba haciendo los deberes. Inclinado sobre el cuaderno y sacando un poquito la lengua, escribía enruladas emes, orejudas eles y elegantísimas zetas.
    De pronto, vio algo muy raro sobre el papel.
    –¿Qué es esto?– se preguntó Felipito, que era un poco miope, y se puso un par de anteojos.
    Una de las letras que había escrito se despatarraba toda y se ponía a caminar muy oronda por el cuaderno.
    Felipito no lo podía creer, y sin embargo era cierto: la letra, como una araña de tinta, patinaba muy contenta por la página.
    Felipito se puso otro par de anteojos para mirarla mejor.
    Cuando la hubo mirado bien, cerró el cuaderno asustado y oyó una vocecita que decía:
    –¡Ay!
    Volvió a abrir el cuaderno valientemente y se puso otro par de anteojos, y ya van tres. Pegando la nariz al papel preguntó:
    –¿Quién es usted, señorita?
    Y la letra caminadora contestó:
    –Soy una Plapla.
    –¿Una Plapla? – preguntó Felipito asustadísimo –¿Qué es eso?
    –¿No acabo de decirte? Una Plapla soy yo.
    –Pero la maestra nunca me dijo que existiera una letra llamada Plapla, y mucho menos que caminara por el cuaderno.
    –Ahora ya lo sabes. Has escrito una Plapla.
    –¿Y qué hago con la Plapla?
    –Mirarla.
    –Sí, la estoy mirando pero ¿y después?
    –Después, nada.
    Y la Plapla siguió patinando sobre el cuaderno mientras cantaba un vals con su voz chiquita y de tinta.
    Al día siguiente, Felipito corrió a mostrarle el cuaderno a su maestra, gritando entusiasmado:
    –¡Señorita, mire la Plapla, mire la Plapla!
    La maestra creyó que Felipito se había vuelto loco. Pero no.
    Abrió el cuaderno, y allí estaba la Plapla bailando y patinando por la página y jugando a la rayuela con los renglones.
    Como podrán imaginarse, la Plapla causó mucho revuelo en el colegio.
    Ese día nadie estudió.
    Todo el mundo, por riguroso turno, desde el portero hasta los nenes de primero inferior, se dedicaron a contemplar a la Plapla.
    Tan grande fue el bochinche y la falta de estudio, que desde ese día la Plapla no figura en el Abecedario.
    Cada vez que un chico, por casualidad, igual que Felipito, escribe una Plapla cantante y patinadora la maestra la guarda en una cajita y cuida muy bien de que nadie se entere.
    Qué le vamos a hacer, así es la vida.
    Las letras no han sido hechas para bailar, sino para quedarse quietas una al lado de la otra, ¿no?

    ResponderEliminar
  2. Hola soy Lorena, mis felicitaciones a Ruben. Bien merecido!

    ResponderEliminar
  3. Hola, soy Silvana..tarde pero seguro para brindarle mis felicitaciones! Entre uno de sus méritos,me parece q su idea de poner un blog en la materia fue extraordinaria. Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Gracias Silvana:
    Te cuento que desde mi jubilación el equipo bajo la conducción de Paula Spregelburd continúa con las experiencias en la web 2 ahora en el siguiente espacio:
    http://www.facebook.com/pages/HSE-UNLu/205914019426041
    Te invito a que sigas comunicada.
    Rubén Cucuzza

    ResponderEliminar
  5. Hola Rubén, tantos años!!!. No sabía como contactarte, y también ya bastante tiempo de esta designación.
    A los amigos y a los grandes maestros no se los olvida. Robertoaiello@yahoo.com.ar

    ResponderEliminar

Nota: sólo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.